OBSESIONES QUE TOMAN FORMA: LA TARTA DE LAS ROSAS

Con el tiempo descubriréis que cuando se me mete una cosa entre ceja y ceja, no paro hasta que lo consigo. Un psiquiatra una vez me dijo que soy un poquito “obsesiva”. Ay, majo, ¿creías que no lo sabía ya? (Nota: acabo de darme cuenta de que ahora todos pensáis que frecuento la consulta del psiquiatra. No. No porque no lo necesite, que probablemente sí, pero en este caso era un compañero de curro…).

El caso es que, por un lado, me moría por probar una receta de Sweetapolita y, por otro, por hacer la famosa tarta de las rosas. No hacía más que mirar tutoriales online para hacerla. Y tutoriales de layer-cake de Sweetapolita. ¡Nunca había hecho una layer-cake! Así que, con la excusa de que unos amigos nos invitaban a comer a su casa, hice ambas cosas. Puedo decir que es la mejor receta de bizcocho de chocolate que he probado, sin duda. El merengue suizo, además, no es tan dulce como el buttercream traidicional y sé que lo usaré en más recetas. Mis amigos alucinaron un poquito y (espero que me perdonéis chicos), ¡comieron tarta durante días!

La receta para la tarta es larga-larga-larga, así que no os voy a explicar el paso a paso de la decoración o ¡necesitaría 3 posts!

TARTA DE CHOCOLATE NEGRO CON MERENGUE SUIZO DE FRAMBUESAS:

Receta adaptada de Sweetapolita.

  • Para el bizcocho:

Con esta mezcla se hacen 3 bizcochos de 18 cm de diámetro.

180 g de harina

275 g de azúcar

60 g de cacao puro en polvo

1 sobrecito de levadura

140 ml de buttermilk

130 ml de café espresso

75 ml de aceite de girasol

2 huevos L a temperatura ambiente

15 ml de vainilla (1 cucharada sopera).

  • Para el merengue suizo:

También adaptada de Sweetapolita

Con esta cantidad tenéis para una tarta de 3 pisos y 18 cm de diámetro

5 claras de huevos

350 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

250 g de azúcar

1 cucharadita de vainilla

200 g de frambuesas trituradas y coladas

Colorante (opcional): usé rosa claret de sugarflair y naranja de americolor para lograr el tono coral.

* Se  precalienta el horno a 180ºC. Mientras tanto, se preparan los moldes, para lo cual yo recorté 3 círculos de papel de horno y los puse haciendo fondo para que se desmoldaran fácil. En un bowl se tamizan todos los ingredientes secos y se añaden el resto de los ingredientes líquidos, batiendo a velocidad media durante un par de minutos. Se divide la mezcla en los 3 recipientes (yo lo hice a ojo de buen cubero, pero hay formas más exactas de hacerlo, como… usar una báscula). Se hornean unos 30 minutos, se sacan y se dejan a enfriar en una rejilla.

* Para el merengue suizo (SMB a partir de ahora), lo primero es sacar la mantequilla de la nevera, partirla en dados y dejarla que se temple a temperatura ambiente mientras hacéis lo demás.

En un bowl previamente limpio con una servilleta de papel mojada en limón o vinagre blanco, se vierten las claras y el azúcar.

Momento corte de la tarta. ¡Ñam-ñam-ñam!

Se colocan al baño maría sobre un puchero grande. El agua no deber hervir. La gente experta y estupenda, tiene termómetros y cosas que el común de los mortales no tenemos. Yo lo puse a temperatura media, sin medirlo y me salió igual. 

Se baten las claras con el azúcar a punto de nieve. Se pueden añadir unas gotitas de limón para estabilizar el merengue (aquí los profesionales usan crémor tártaro, que no tengo ni idea de lo que es, ni me interesa en absoluto. Todos dicen que el limón hace lo mismo). Se baten hasta que se consigue un merengue brillante y que empiece a formar picos. Se retira entonces del fuego y se sigue batiendo para que terminen de subir las claras. El bowl se irá enfriando progresivamente. Cuando lo toquéis y esté a temperatura neutra, se añade la mantequilla (no antes o se os derretirá y no queremos eso).

¡Nos pusimos las botas!

Se sigue batiendo y batiendo… y batiendo aún más. La crema parece que “se corta” porque adquiere una consistencia grumosa (momento en el cual a mi casi me da un síncope pensando que había echado a perder mi maravilloso merengue). Como ya había leído que esto iba a pasar, a pesar de mi gritito de horror inicial, seguí batiendo y batiendo. A los 10 minutos, la mezcla adquiere una textura maravillosamente espesa y satinada; es ahora cuando podéis añadir la vainilla y los colorantes, así como el sabor que queráis: chocolate, caramelo, frambuesas, fresas… lo que sea. Yo añadí el puré de frambuesas. No añadáis fruta hasta el momento de montarlo sobre vuestra tarta o cupcake, o el agua que suelta la fruta os estropeará el SMB.

*Para el montaje de la tarta se coloca una buena cantidad de SMB entre bizcocho y bizcocho cuando estos se han enfriado del todo. Se cubre completamente con una capa de SMB no muy gruesa y se mete unos 30 minutos al congelador o 2 horas en la nevera para que se endurezca y podáis decorarla a placer. Se pone el resto de la crema en una manga pastelera y se hacen las rosas por toda la tarta.

¡La orgullosa médico-repostera con su primera layer-cake! ¡¡¡¡Yupiiiiii!!!! ;P

Aviso para navegantes: esta tarta da trabajo y no es apta para ir con prisas, ya que requiere varias horas entre hacer los bizcochos, dejarlos enfriar, preparar el merengue suizo y decorar. Sin embargo, ¡que merece la pena!

¡Hasta la próxima, besitos a tod@s!

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Kara Trace dice:

    Francamente,
    la presentación y la pinta es impresionante!!!!!

    FELICIDADES

    1. mmmorentin dice:

      Gracias! Estaba buenísima! Seguro que esa receta de bizcocho de chocolate la voy a repetir.

Me encanta que comentes mis post, por favor, ¡anímate a dejar un comentario! Me los leo y contesto a todos :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s