TARTA FÁCIL DE FRUTAS

Sábado de (casi) primavera, 19º C en Hendaya, un sol maravilloso y tú a un tris de salir a una comida a la que has prometido llevar postre sí o sí. En mi caso, a estas alturas, si no llevo postre lo lógico es que se extrañen. No es que mis amigos sean exigentes, más bien al contrario, pero me conocen y si no aparezco con postre a una comida pensarían “¿y a esta qué le pasa? ¿Estará enferma?”. Lo natural cuando tienes un blog de repostería, vamos.

Claro que, aunque mis amigos no son nada exigentes (un beso bloguero gordísimo desde aquí a Cris y Alejandro), la última vez les lleve “la tarta de las rosas”, así que el nivel estaba muy-muy alto. Tanto, que me decidí por una cosa completamente diferente y muchísimo más sencilla. Nivel 1 de repostería casera. Muy apropiada para una comida informal en el pirineo navarro, con gente a la que consideras casi de la familia, sin estrés, ni “ay que se me estropea el buttercream”, “dios mío, el bizcocho no termina de hacerse y ya voy tarde”, ni “madre mía, que me no tengo mantequilla suficiente para cubrir toda la tarta” (todas ellas, frases que en algún momento dije mientras hacía “la tarta de la rosas”). Cero complicaciones, perfecta para disfrutar.

P1020377

Honestamente, repetimos todos. La voy a hacer más veces seguro. Así, sin darle muchas vueltas, me viene a la cabeza mi suegra y su pasión por el queso.

TARTA DE FRUTAS

Dificultad: 4 si hacéis galleta casera, 2 si usáis pasta brise comprada. Tiempo: unos 20 minutos. En cualquier caso, por torpes que seáis, menos de media hora.

  • PARA LA BASE DE GALLETA (para molde de 28 cm)

200 g de harina

55 g de azúcar glas

1 pizca de sal

150 g de mantequilla sin sal FRÍA

  • PARA LA CREMA

200 ml de nata de montar mínimo 35.1% grasa (yo uso Central Lechera Asturiana)

200 g de mascarpone

2 cucharadas soperas de azúcar

  • PARA DECORAR:

Frutas al gusto o según temporada

En un robot de cocina (yo usé el accesorio de picar de la batidora) se mezclan todos los ingredientes con la mantequilla MUY FRÍA, hasta conseguir una mezcla grumosa. Si seguís batiendo, se hará homogénea y NO queremos eso.

Así tiene que quedaros la masa de galleta
Así tiene que quedaros la masa de galleta

Se calienta el horno a 200 ºC mientras vais extendiendo la masa de galleta sobre un molde de tarta (preferentemente desmoldable o desechable, de los que se pueden recortar, hacedme caso en esto) y se presiona firmemente con los dedos hasta extenderlo bien. Engrasad el molde con margarina y un poco de harina antes de colocar la masa. Como es una masa con una base de mantequilla, es bueno enfriarla un rato antes de hornear (aunque no imprescindible) para que no se derrita tan fácil y se endurezca un poco. Yo lo hice como en este video.

P1020366

Se hornea la base durante, aproximadamente, 10 minutos hasta que se haya dorado ligeramente. Se deja enfriar (en nevera o incluso en el congelador si vais con prisa). Batís la nata con el azúcar hasta que comienza a formar picos. Sin terminar de montarla, añadís el mascarpone y batís.  Yo compruebo que está bien montada dándole la vuelta al recipiente: si no se escurre, está listo. No os paséis batiendo o conseguiréis mantequilla en vez de nata montada. He descubierto que, haciéndolo así, se consigue que la nata y el queso se integren completamente y que tengan mucho cuerpo. Al añadir el queso antes de terminar de montar la nata, es más difícil pasarse batiendo.

Crema de nata y mascarpone, recién batida.
Crema de nata y mascarpone, recién batida.

Cuando la base está fría, se rellena con la crema. Para decorar, ponéis las frutas que os gusten. Yo las puse en círculos, pero si las “echáis a ojo”, ¡también queda bien!.

Postre perfecto para primavera
Postre perfecto para primavera

Nota: para “más fácil todavía” se puede usar pasta brise, aunque no sale tan buena. Las venden con las pizzas frescas en los supermercados. La horneáis tal cual, pinchando bien el fondo o poniendo garbanzos o una bolsa de tela con peso dentro (normalmente, rellena de garbanzos) para que no suba y se pueda rellenar. Una vez lo saquéis del horno, el truco para que la pasta brise no se quede blanda con el relleno, es sellarla batiendo clara de huevo y untando una capa fina con una brochita. Otras opciones serían cubrir el fondo con caramelo o chocolate, pero si no va con la receta o no tenéis tiempo para que se enfrien, usad sólo la clara de huevo.

Más ideas…

Aquí os traigo otra forma de decorar esta tarta, esta vez le puse cerezas. Como os dije cuando escribí este post hace varios meses, esta tarta era perfecta para mi suegra Pili, porque le encantan el queso y las flores. Mejor combinación imposible. tarta flores-peq

Anuncios

Me encanta que comentes mis post, por favor, ¡anímate a dejar un comentario! Me los leo y contesto a todos :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s