BILBAINADAS- PARTE I

Todo el mundo piensa que “no hay ningún lugar como el hogar”, incluída Judith Garland. Yo no termino de estar de acuerdo, al menos no con el concepto de que el sitio en el que naces es el mejor por definición. Sí entiendo, sin embargo, que la familiaridad de algunos lugares, olores y sabores, le hagan a uno sentir “en casa”.

Crecí en Algorta pero iba mucho a Bilbao, primero porque los abuelos vivían allí, luego ya hacia los 15 o 16 años, simplemente porque me encantaba. Y eso que en aquella época no estaba ni la mitad de bonito que ahora. Recuerdo haber visto semana tras semana cómo se construía el Guggenheim (sí queridos, el Guggenheim y su perrito guardián no siempre estuvieron allí… ), sobre todo durante los primeros años, cuando pasábamos por el puente de la Salve camino de casa de los abuelos y los tíos.

P1020460

Ahora voy poco y no soy capaz de recomendaros un bar de pintxos ni un restaurante para cenar, aunque sería perfectamente capaz de recomendaros unos cuantos en Donostia sin pensármelo mucho.  Sin embargo, hay cosas que inmediatamente relaciono con aquellos tiempos, no porque fueran mejores (tampoco creo mucho en eso de que “todo tiempo pasado fue mejor”), sino porque trasmiten esa seguridad de lo conocido y lo familiar. Para mí, ningún sabor habla de mi infancia como el de las carolinas, aunque esa historia os la contaré otra semana.

Muchos bilbaínos y bilbaínas, sobre todo los “expatriados” como yo, recuerdan con añoranza los bollos de mantequilla. No eran mis favoritos, la verdad: la mantequilla me parecía demasiado dulce y, muchas veces, el bollo demasiado seco, aunque creo que ahora me haría muy feliz comerme uno. A mí me encantaban los pasteles de arroz. El hojaldre crujiente y dorado, el relleno ligeramente dulce, cremoso…

Los pasteles de arroz, no llevan arroz y no saben a arroz. Antes sí que llevaban, pero ahora, básicamente, se rellenan de una natilla. Lo más parecido que he probado son las “natas de Belem” en Lisboa. No sé si los prefiero para desayunar, para merendar o para postre, siempre me parece que van bien. Calentitos son el colmo de la felicidad.

Para más información sobre bilbainismo en general y recetas tradicionales en particular, os dejo este link del blog de Biscayenne, que es una experta.

P1020462

PASTELES DE ARROZ

RECETA PARA 16 PASTELITOS

Tiempo: entre cortar el hojaldre, hornearlo y luego hornear los pastelitos rellenos, aprox 40 minutos.

Dificultad: la que tiene conseguir que el hojaldre quede bien en los huecos del molde.

Nivel de bilbainismo: le voy a dar un 7. Si le añades merengue y haces auténticas carolinas, pasa al 10 directamente.

  • INGREDIENTES

450 ml de leche

70 g azúcar

80 g harina (30 g de maizena + 50 g de harina normal)

2 huevos M

1 palito de canela

Corteza de ½ limón.

2’5 ml de vainilla

60 g mantequilla

Obleas de empanadillas o 2 láminas de hojaldre fresco.

Lo primero, como siempre, calentar el horno a 180-200 ºC. En un molde para magdalenas ya untado con mantequilla y harina (para que no se pegue), se pone el hojaldre previamente cortado en círculos o, si no queréis complicaros nada de nada,  las obleas de empanadilla. Pincháis bien el hojaldre o ponéis peso dentro para que no se os infle mucho y luego los podáis rellenar. Podéis hacer hojaldre casero, pero a mi me parece que complica la receta cosa mala. Aún así, ¡minipunto al que lo haga!

En un cazo, se templa la leche con un palo de canela, un chorrito de vainilla y la corteza de ½ limón. Se retira antes de que hierva del todo y se reserva.

Horneáis el hojaldre hasta que esté ligeramente dorado. Mientras tanto, aprovecháis para hacer el relleno. Para ello, se baten los huevos y se añaden por partes la leche (previamente colada), el azúcar, la mantequilla a punto de pomada y la harina. Se bate con unas varillas de cocina normalitas.

P1020463

Se sacan los cacitos de hojaldre del horno y se rellenan con cuidado de no “desparramar” toda la mezcla como he hecho yo. Se hornean unos 15 minutos a 200 ºC y ¡listos!.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Maia dice:

    04:58 a.m. levantarme de mi insomnio y ponerme a prepararme media docena no me parece… Si bien soy capaz hasta de hacerme del athletic por comerme uno ahora mismo. Muxu JEFA!

    1. mmmorentin dice:

      Deja el Athletic y hazte del bilbao basket! 🙂 Yo en mi insomnio post-mil-guardias también me hubiera comido unos pasteles de arroz o a la gata si se pone a tiro! Muac

  2. lore dice:

    uno de mis postres favoritos!!!
    y desparramaus o no, esos pastelitos, tiene una pinta espectacular…

    1. mmmorentin dice:

      Gracias! Es verdad que desparramé un poco la masa, pero estaban buenos! 🙂

Me encanta que comentes mis post, por favor, ¡anímate a dejar un comentario! Me los leo y contesto a todos :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s