BRIOCHE DE NUECES Y CHOCOLATE

La historia de esta receta empieza, básicamente, el día que haciendo una tarta, se me rompe mi amasadora de mano y casi me da algo. Entonces mi chico me dice que él tenía pensado regalarme una amasadora por nuestro aniversario en mayo, ¡ya tenía elegido el modelo y todo!. Al parecer, para eso sirven mis horas de guardia, para que él pueda pasárselas mirando foros de repostería, comparando características y precios de los distintos modelos y decidiendo, también, en función de la estética. En ese mismo momento, me la pidió por Amazon y en 3 días tenía mi super-amasadora en casa  (gracias Maia por prestarme dirección de envío y perdón por las molestias). Javier: ¡mila esker!. No por la amadora en sí, sino por pensar en el regalo perfecto y dedicarle tiempo, ¡me ha encantado!

¡Mi amasadora! ¡FELIZ!
¡Mi amasadora! ¡FELIZ!

Claro, ya con la amadora fantástica en casa, me parecía poca cosa hacer unas cupcakes con un buttercream normalito. Quería amasar. Quería hacer algo tipo pan, masa para pizza… al final, no me he atrevido con el pan y me he decidido por el brioche. En Francia hay mucha tradición de hacerlo, aunque lo cierto es que la mayoría de los que se venden son tristes bollos de mala calidad. Una vez hecho, la receta me ha parecido poco dulce, he echado de menos un poco más de azúcar. Si lo volviese hacer (y volveré hacerlo, lo sé), añadiría probablemente otros 30 g más de azúcar de lo que dice la receta, pero siendo sinceros, así estaba bastante bueno. La masa tiene una consistencia maravillosa, blanda por dentro y crujiente por fuera y sabe a gloria. Ahí va la receta:

BRIOCHE DE NUECES Y CHOCOLATE

Adaptada de My European Cakes

  • 300 g de harina de fuerza
  • 30 g de azúcar (probad a poner unos 60 g si os gustan las masas más dulces)
  • 2 huevos L
  • 6 g de sal
  • 9 g de levadura de panadero
  • 90 ml de agua templada
  • 110 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • Pepitas de chocolate (yo uso de la marca Valor, que las venden en los supermercados).
  • Nueces troceadas.
  • Un poco de mantequilla derretida
  • 2 cucharadas soperas de azúcar glas
  • Un chorrito pequeño de leche

Tiempo de cocción: 40-45 minutos.

Inconveniente de la receta: viene bien tener amasadora. Se puede hacer a mano pero dificulta mucho la tarea.

brioche1-peq

En una taza se disuelve la levadura de panadero en agua templada y se remueve. En el vaso de la amasadora ponéis todos los ingredientes excepto la mantequilla, que se añade lo último. Este detalle, que parece una tontería, no lo es, como explica en este post de Luis de My European Cakes, que os recomiendo que os leáis con atención.

Yo lo hice con la amadadora (sí, con mi super amasadora nueva de la que estoy enamorada), pero lo podéis hacer en panificadora, con thermomix o a mano. Si lo váis hacer a mano, os recomiendo manga corta, paciencia y buenos brazos.

Se amasa durante aproximadamente unos 10 minutos hasta que conseguís una masa homogénea que al trasluz, deja ver hebras. Esto es porque el gluten de la harina se ha integrado correctamente con el huevo y la levadura y está preparado para que le echéis la mantequilla. Añadís entonces progresivamente la mantequilla en dados de aproximadamente 2x2x2 cm y seguís amasando otros 10-15 minutos. Tenéis que lograr una masa de consistencia elástica, homogénea, lisa y brillante, que se despegue de los lados del recipiente al amasarla. La dejáis levar en un sitio templado durante unas 2 horas o en la nevera toda la noche.

masa
Consistencia de la masa tras la incorporación de la mantequilla

Cuando la masa ha duplicado su tamaño, la amasáis un rato para desgasificar y volvéis a dejar que haga un segundo levado, otras 2 horas. Posteriormente, se le da otro amasado corto, de un par de minutos, que yo hice a mano sobre la encimera enharinada y queda listo para hornear.

Para darle la forma, seguí este tutorial de Kanela y Limón, que me encantó. En realidad, consiste en “hojaldrar” la masa, es decir, en poner varias capas finas de la masa con mantequilla entre una y otra. Yo no lo hice exactamente así. Lo que hice fue dividir la masa en 4 y extenderlas con el rodillo formando rectángulos de tamaños similares. Se extiende mantequilla derretida entre capa y capa y, en la capa superior, ponéis las nueces y los chips de chocolate negro al gusto. Enrolláis y marcáis previamente para hacer 12 rodajas iguales, que después colocaréis sobre papel de horno formando una flor.

Se precalienta el horno a 180ºC y se hornea durante 40-45 minutos, ya que la masa tarda bastante en cocerse. Para que no se os queme, cuando esté dorada, cubridla con papel albal. Cuando esté hecho, la dejáis enfriar un mínimo de 30 minutos. Por último, ponéis 2 cucharadas de azúcar glas en un cuenco y echáis un chorrito pequeño de leche. Disolvéis y lo usáis para decorar cuando esté frío (yo lo eché en caliente y, claro, así no…).

brioche-peq
El plato para tartas también fue un regalo… ¡de mi suegri! ¡Gracias Pili!

Espero que os guste y que me contéis cómo os sale. ¡Hasta la semana que viene!

Anuncios

Me encanta que comentes mis post, por favor, ¡anímate a dejar un comentario! Me los leo y contesto a todos :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s