BUNT CAKE DE CALABACÍN Y CHOCOLATE CON MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO

Hace tiempo que llevo queriendo probar un bizcocho con calabacín, porque el de zanahoria y el de calabaza siempre son un éxito. El sabor es mucho más suave que el de la calabaza, pero el calabacín aporta textura y jugosidad, resultando en un bizcocho húmedo.

La mousse contrasta por su textura suave y su dulzor, con el sabor intenso del cacao en el bizcocho.

Me precipité al desmoldarlo y el bundt se rompió en 3 trozos, lo cual parecía tener difícil solución, hasta que encontré por ahí un lazo, que luego quedaba muy bien en la foto y hacía juego con las rosas que tenía en casa, pero vosotros, a ser posible ¡intentad que no se os rompa!.

retocado4-pq

Vamos con la receta (masa para un molde de bundt cake de tamaño estándar)

  • PARA EL BIZCOCHO:

2 huevos L

300 g de calabacín, sin piel y finamente picado

280 g de azúcar moreno

335 g de harina

75 g de cacao puro en polvo

220 ml de leche

220 ml de aceite de girasol o aceite de oliva suave.

1 cucharada de postre de café soluble

1 cucharada de café de canela

1 cucharada de postre de impulsor o levadura química tipo Royal.

10 ml de extracto natural de vainilla

5 g de sal

1 taza de chips de chocolate negro o un par de puñados, a vuestro gusto.

  • PARA LA MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO:

100 g de chocolate blanco

100 mg de nata de montar 35.1% MG

1 cucharada sopera de azúcar blanca

1.- Se comienza preparando bien el molde. Los moldes de bundt cake o savarín suelen tener muchos recovecos, por lo que es muy complicado untarlos de mantequilla. Yo lo que suelo hacer es derretir la mantequilla y aplicarla con una brocha, insistiendo bien en todas las esquinas. Después, se enharina completamente todo el molde. Lo más difícil suele ser conseguir que el tubo central quede bien cubierto de harina: ¡insistid!

collage1

2.- Se precalienta el horno a 180ºC. Se pela y se pica el calabacín y se reserva.

3.- Se baten los huevos ligeramente y se les añade el azúcar moreno.

4.- Cuando están integrados, se añade el aceite.

5.- De forma separada se tamizan la harina con la levadura y la sal. Se comienzan a incorporar a la masa alternativamente con la leche hasta tener ambos elementos integrados completamente. Se añade la vainilla.

6.- Se añade el cacao el polvo previamente tamizado, ya que tiende a hacer grumos. Se bate todo bien.

7.- Se vierte el calabacín picado y se mezcla bien, ya que hay que conseguir que se reparta homogéneamente por toda la masa.

collage2

8.- Por último, se añaden los chips de chocolate. Los míos eran pequeñitos, pero si son muy grandes, mi consejo es que los enharinéis un poco previamente, para evitar que caigan al fondo.

9.- Se pasa todo al molde. Como ya he dicho, estos moldes tienen muchas esquinas, por lo que hay que conseguir que la masa se distribuya bien. Para ello, se pasa un cuchillo de punta roma o una espátula por la masa, para romper posibles burbujas de aire. Después, tomando el molde con ambas manos, se golpea suavemente contra la encimera o la mesa, en vertical, de arriba abajo.

10.- Se hornea a 180ºC aproximadamente durante 1 hora. Comprobad con un palillo largo si el centro está bien cocido.

11.- Se saca del horno y se deja reposar unos 15 minutos antes de desmoldarlo.

12.- Mientras el bizcocho reposa, se derrite el chocolate blanco en un recipiente pequeño, en el microondas, con mucho cuidado porque el chocolate blanco tiende a quemarse pronto. Se ponen intervalos cortos y se remueve, hasta conseguir que se derrita por completo. Se deja que vuelva a temperatura ambiente.

13.- Para desmoldar el bizcocho, se pasa una espátula o cuchillo de punta roma por los bordes del molde, incluido el tubo central. Se menea un poco para intentar comprobar que se despega del molde y se vuelca sobre la rejilla, para terminar de enfriarlo completamente.

14.- Mientras se espera a que el bizcocho se enfríe y el chocolate se temple, podéis meter las varillas y el recipiente para la nata en la nevera. Conviene que estén muy fríos, ya que así ayuda a que se monte antes.

15.- Se monta la nata completamente (cuidado con no pasaros, que se os haría mantequilla). En este caso, se puede dejar montada en un punto un poco flojo, ya que luego el chocolate blanco se endurece mucho y le da consistencia. Se añade el chocolate blanco derretido, pero a temperatura ambiente, y se incorpora con una espátula con movimientos envolventes para evitar que la nata se baje. Enfriar unos 15-20 minutos en la nevera.

16.- Finalmente, se decora, con manga pastelera o con una espátula simplemente.

picado1-pq

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. elnidodemamagallina dice:

    Que raro que le pongas chocolate al bizcocho de calbacín, ja,ja . Yo lo hice una vez, pero también prefiero el de zanahoria, es el mejor del mundo mundial.
    Besos

    1. Ya me conoces Sara, a mi la vida sin chocolate me parece menos dulce 🙂
      El bizcocho de zanahoria es mi favorito. Ni red velvet, ni calabaza, ni chocolate, ni nada de nada. ¡Zanahoria! ¡Y a ese sí que no le pongo ni una chispita de chocolate! Además, la zanahoria no sé si es fruta o verdura, pero ¡seguro que convalida como dieta! Jajaja
      Un beso guapaaaa!!!

  2. UanPound dice:

    Chocolate dentro y chocolate fuera….. mmmmm sí, definitivamente tengo que intentarlo. Y eso que el calabacín a mi nunca me ha atraído para la repostería. Pero si tú me dices que queda rico, me lo creo. Todo sea por aportar verduras a mi dieta hipocalórica 😀

    1. Reconozco que no es como el bizcocho de zanahoria, que para mi es el mejor (y eso que no lleva chocolate). Apenas se nota el calabacín, pero le aporta jugosidad y queda un bizcocho húmedo. A Javier le pareció ideal para mojar en el café… claro que eso no dice gran cosa porque él moja en el café hasta el pan.
      Sobre la mousse de chocolate blanco, sólo puedo decir que te la comerías a cucharadas. De hecho, para un postre rápido, yo lo pondría en un vasito con frutos rojos y ¡ta-chan! Éxito asegurado.
      Un beso guapooo!

      1. UanPound dice:

        Yo también soy muy fan de mojar ¿eh? Que tú y yo sabemos que lo de la repostería casera sin conservantes hace que muchas veces un bizcocho te dure una semana y al final el pobre está un poco secucho. 😀

      2. Eso es porque sois unos flacos redomaos. ¡¡¡Ni gordo por dentro ni por fuera!!! En mi casa no dura un bizcocho una semana ni por enfermedad. Vale que suelo hacer raciones pequeñas, pero aún así. Claro que ahora las 1535 kcal no incluyen bizcochos… Ya encontraré víctimas para embucharles los dulces, jejeje 😉

      3. UanPound dice:

        jajajaj ¡el caso es insultarme! Que yo no tengo la culpa de esas 1535 kcal! Que el malo es el médico (siempre siempre) 😛

      4. ¿Insultarte? No, por dios!!! ¿Tú sabes la envidia que me das???? Yo es que aprovecho todo lo que meto al cuerpo, así sea una hoja de lechuga. Ahorradora que es una. Que ni a dieta estricta adelgazo un gramo. #MiReinoPorSerUnaFlacaRedomada
        Muuuuuuuac!

Me encanta que comentes mis post, por favor, ¡anímate a dejar un comentario! Me los leo y contesto a todos :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s