BILBAINADAS- PARTE II

Como os dije en mi post anterior, ningún sabor habla de mi infancia como el de las Carolinas. Compuesto por una cestita sobre la que se apoya un cono de merengue, decorado con yema y chocolate, es lo más en lo que a dulces bilbaínos se refiere. En los años en que se mandaban bandejas…